Un clavado de ceros: ¿qué le pasó a la mexicana Arantxa Chávez?

Uno de los momentos más tristes del olimpismo mexicano ocurrió este viernes en Tokio, cuando la clavadista Arantxa Chávez erró dramáticamente la ejecución de su tercer clavado y cayó del trampolín, generando así una calificación de ceros.

La clavadista quedó de este modo fuera de la competencia y, además de ser el blanco de cientos de memes que de inmediato inundaron las redes sociales, profundizó la mala racha por la que atraviesa el deporte de nuestro país en los actules juegos olímpicos, en los que varios competidores se han quedado a un paso de obtener medalla.

Pero, ¿qué provocó el error olímpico de Arantxa Chávez?

De acuerdo con el diario Excélsior, la clavadista «cayó mal» en el trampolín sobre el que tenía que hacer la ejecución, es decir, su colocación al momento antes de brincar estaba muy a la orilla, por lo que ya no pudo realizar el salto y, ante el riesgo de resbalar, prefirió lanzarse de piernas.

Aunque en la opinión de varios expertos en el deporte de alto rendimiento, lo que sucedió con Arantxa Chávez fue algo que ocurre a muchos competidores mexicanos, quienes no cuentan con la preparación psicológica necesaria para un evento de tales magnitudes, por lo que el nervio y el temor a la derrota son lo que provocan justamente que fallen de forma tan estrepitosa.

En declaraciones exclusivas con Excélsior, Arantxa Chávez reconoció que desde el inicio de la competición se sentía sumamente nerviosa, lo cual la llevó a trastabillar en el momento de mayor presión, esto es el tercer salto.

La clavadista se dijo devastada por su participación en una justa olímpica y, en medio de las lágrimas, reconoció que está considerando retirarse de ese deporte, pues siente que se falló a sí misma.

Tonatiuh Muñoz Aguilar