Va por encuesta

Todos sabemos que quien paga las encuestas es el que regularmente las ganan o las encabezan.

La candidatura presidencial para el 2024 está destinada en ser disputada en una simple y llana encuesta al interior del Partido de Regeneración Nacional.

Vamos, la triste política que se aplica hoy en día al interior de los partidos, dejan que en un vulgar volado se juegue la presidencia de la república.

Desde Palacio Nacional, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, nuevamente hizo de su tradicional y tan predecible mañanera, un escenario político, para dirigir mensaje partidista, soltando de que el mejor método para decidir quién irá por la candidatura presidencial, es por encuesta y no hay otro.

Claudia Sheinbaum, Marcelo Ebrard y Ricardo Monreal, ya tienen conocimiento que irán a un doble tamiz para embestirse como ejecutivo nacional.

La primera, la encuesta, sin duda.

La segunda, de ganar la encuesta, la elección constitucional.

Desgaste innecesario del candidato o candidata morenista para el 2024.

Monreal, Ebrad y Sheinbaum, saben de sobra que la democracia de Andrés Manuel López Obrador es:

“Que el pueblo o la militancia elija a su candidato, para que gane, el que yo quiera”.

Postdata.

En ese tenor o en esa lógica, los aspirantes a la gubernatura de Puebla, podrían llevarse una sorpresa en sus aspiraciones, es decir, que siglen mujer para la candidatura poblana.

Todo puede pasar.

Al tiempo.