Ustedes no me van a impresionar sentenció Barbosa a empresarios de Coparmex

Ante la emboscada realizada por algunos empresarios de la Coparmex en Puebla contra el gobernador, Miguel Barbosa, éste salió bien librado.
Los gritos y chiflidos que se vieron en la toma de protesta de Rubén Furlong Martínez, como presidente de Coparmex, el gobernador lo paró en seco al decirles: “Ustedes no me van a impresionar”.
El gobernador manejó con tranquilidad y seguridad la emboscada empresarial y les dijo en su cara que entendía su actitud, que sabía que eso podría pasar porque tienen una clara ideología partidista, aunque lo nieguen.
Entre los gritos de los empresarios se dejó escuchar un reclamo por el tema el ISN y lo de la UDLAP.
A lo que el gobernador les recordó que el Impuesto Sobre la Nómina está comprometida por las obras suntuosas del morenovallismo y en el caso de la UDLAP reiteró que el Gobierno del Estado no tiene nada qué ver en la disputa del control.
Les refrescó la memoria al señalar que sacaron 750 millones de dólares de la Fundación Jenkins y existe un pleito legal entre particulares por ese dinero y son las autoridades judiciales las encargadas de desahogar el litigio entre los integrantes de la familia Jenkins.
Lo que sí dejó muy claro el mandatario poblano a los empresarios rijosos es que en Puebla el combate a la corrupción no es negociable y mucho menos la eliminación de los privilegios.
El gobernador salió bien librado de la emboscada y fortalecido para mantener su línea de trabajo.