Sabina, «estable» tras la operación de urgencia por un derrame cerebral

El cantante Joaquín Sabina, que ayer se cayó del escenario del Wizink al terminar una canción, ha sido operado de urgencia en la Clínica Ruber Internacional por un hematoma intracraneal y un derrame cerebral provocado por un fuerte golpe en la cabeza (traumatismo craneoencefálico), según ha podido saber ABC.

La intervención quirúrgica ha concluido satisfactoriamente, según ha informado a Efe su representante desde el mismo centro hospitalario. A la espera de un comunicado oficial del hospital, su portavoz ha comunicado que su estado «no era grave», que todo ha salido “muy bien» y que el cantante, que ha tenido que ser operado «por un pequeño coágulo», permanecerá 48 horas en observación.

Parecía que todo había quedado en un susto. Pero finalmente, la caída de Joaquín Sabina ayer en el WiZink Center, en el día en que cumplía 71 años, ha sido más grave de lo que se esperaba.

El artista sufrió la caída cuarenta y cinco minutos después de que empezara el concierto. Joan Manuel Serrat había cantado «Mis amigos» y había ofrecido un discurso sobre la amistad. Entonces Sabina salió al escenario y, mientras hablaba y caminaba, se despistó y se precipitó por el foso de separación con el público, de unos dos metros de profundidad.

Parte médico

Joaquín Sabina se encuentra «estable» y permanece ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), de acuerdo con el parte médico que ha enviado el Hospital Rúber Internacional tras ser intervenido este jueves «para evacuación de un hematoma intracraneal en hemisferio derecho». El artista presenta «traumatismo de hombro izquierdo, torácico y craneoencefálico». Está previsto que se facilite otro parte médico con su situación mañana viernes al mediodía. Ha sido su representante, José Navarro “Berry”, quien ha explicado que este informe ofrecido por la familia «ha tardado» más de lo que se esperaba para que fuese «claro y amplio».

El músico fue evacuado consciente por los sanitarios, y unos minutos más tarde reapareció en silla de ruedas empujado por Serrat, para asegurar que estaba bien, pero que un golpe muy doloroso en el hombro le obligaba a irse al hospital y, por tanto, a cancelar el concierto.

Por ese motivo ingresaba en la Clínica Ruber Internacional de Mirasierra donde fue examinado y trasladado a planta mientras se le sometía a todas las pruebas necesarias. Allí permaneció hasta que fue ingresado en la UCI al detectarle un hematoma intracraneal y un «pequeño derrame» que ha obligado a intervenirle de urgencia.

El cantante había sufrido hace años un ictus y, probablemente, sea un paciente anticoagulado. Con tratamiento para facilitar la fluidez de la sangre, cualquier golpe se convierte en una situación de riesgo y es más probable sufrir una hemorragia cerebral como le ha ocurrido.

Las informaciones de última hora indican que la operación ha ido bien, y Sabina evoluciona favorablemente.

En principio, la última actuación de Serrat y Sabina en el WiZink Center, dentro de su gira “No hay dos sin tres”, se pospone hasta el 22 de mayo.