Ola de robos a casa habitación a través de red social “Grindr”

Sharing is caring!

Tonatiuh Muñoz Aguilar

Durante los últimos meses, al menos cuatro robos a viviendas en la zona metropolitana de la ciudad de Puebla fueron cometidos contra varones homosexuales. El común denominador en estos casos es el lugar en donde las víctimas conocieron a sus victimarios.

La plataforma “Grindr” es una red social de ligue gay que se puso de moda entre los hombres con esa preferencia de entre 17 y 45 años. A través de ella los usuarios pueden conocer a toda clase de prospectos, mayoritariamente para tener encuentros sexuales esporádicos y relativamente anónimos.

Debido a la facilidad con la que los usuarios pueden contactar con otros sujetos, Grindr se constituye en la plataforma idónea para que delincuentes se aprovechen de personas que apenas conocen y que en un abrir y cerrar de ojos los invitan a la intimidad de su casa.

Es la situación de Alfredo, hombre de 41 años quien sufrió un atraco en su vivienda a manos de un sujeto que conoció por medio de Grindr y a quien invitó a su domicilio con la esperanza de tener relaciones sexuales. A decir de Alfredo, el perpetrador lo drogó con una bebida alcohólica.

“Tiene entre 30 y 35 años, bien parecido y le faltan las muelas del lado izquierdo. Yo me percaté de ello y se me hizo raro porque no se reía o me escondía la cara al hacerlo. Traía dos Skyy Blue (bebida comercial a base de vodka) y me dio uno. Cuando me lo tomé me acosté en la cama y hasta ahí recuerdo”, señala el hombre.

Además de Alfredo, Primera Plana ha sido notificada de al menos otros tres casos con un modus operandi similar. En todos, el presunto perpetrador invita a sus víctimas a tomar un “Skyy” e inmediatamente les indica que les dará un masaje. Cuando los sujetos se quitan la camisa y se recuestan, algún tipo de droga hace efecto, provocando la pérdida del conocimiento.

“Cuando desperté me hacía falta mi pantalla plana, mi computadora de escritorio, mi celular y mi computadora portátil. Mi cartera ahí estaba pero como ni tenía dinero, no la pelaron. Las tarjetas no se las llevaron”, refiere Alfredo, quien se negó a presentar una denuncia ante la Fiscalía General del Estado.

Este último rasgo es precisamente el que favorece la proliferación de los robos a vivienda a través de Grindr: a la impunidad característica en la que vivimos los mexicanos se agregan el temor y pena de las víctimas, quienes además de reconocer su homosexualidad tendrían que pasar por el trauma de revelarle a sus familiares que invitaron a un desconocido a su casa.

Grupo organizado estaría detrás de los atracos

Pero la experiencia de Alfredo es la más inocua si se toma en cuenta un segundo relato hecho a este portal de noticias. De acuerdo con esa otra víctima, el sujeto perpetrador del robo estaba armado con una navaja y tenía un cómplice, quien llevaba consigo una pistola.

“Me insiste mucho en que me tome el Skyy, como yo le digo que no porque se me hace raro, noto que manda un mensaje por su teléfono y en cuestión de minutos le abre la puerta a un segundo hombre quien a punta de pistola me pide que le dé mis cosas. El primero sacó una navaja”, afirma este otro sujeto quien pide la gracia del anonimato.

Un tercer testimonio indica un nivel de botín más fuerte. A decir de la persona que fue contactada también a través de Grindr y presuntamente drogada con la bebida “Skyy”, cuando despertó le hacían falta objetos como muebles, televisores, refrigeradores e incluso sillones, lo cual indica una dinámica mucho más complicada que requeriría un grupo de delincuentes más grande y por lo menos un vehículo tipo camioneta.

Otros aspectos del modus operandi que coinciden en los testimonios recabados por este medio es el horario en que los perpetradores atacaron a sus víctimas, siempre en las cercanías de la medianoche. Llama también la atención el hecho de que los asaltantes escogieron a personas con relativa solvencia económica.

La droga

Pero, ¿cuál es la sustancia que utilizarían estos sujetos para dormir a las personas? La más probable es el Lorazepam, un tranquilizante, familia de las benzodiacepinas muy utilizada en los últimos años para cometer atracos no violentos, en el entendido de “no violento” al someter a una persona mediante sustancia química para evitar que oponga resistencia.

El Lorazepam se suministra con fines terapéuticos para combatir la ansiedad en casos de trastornos médicos. En teoría, dicha droga sólo podría ser vendida con receta pero en un país como México no sería muy difícil conseguirla por otros medios. De hecho, Lorazepam es la sustancia preferida por los ladrones en Centro y Suramérica.

Otra posibilidad es el Valium o bien, medicamentos de tipo sedantes que se administran en clínicas y hospitales, tales como el Rohypnols, el diazepam, clonazepam, alprazolam o clordiazepóxido, todos fármacos hipnóticos que implicarían la complicidad de trabajadores de la salud en estos hechos.

El que se utilice un “Skyy Blue” para administrarlos encuentra respuesta en que dichas bebidas son embotelladas en contenedores de fácil descorche y que no requieren demasiada técnica para volver a ser tapadas. Lamentablemente, la falta de denuncias ante el Ministerio Público en todos los casos no permite la investigación médica para saber con precisión cuál es el tipo de compuesto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares