Malas notas

Coincido con quienes han comentado que Puebla vuelve a las mañanerasdando malas notas.

La primera la da cada miércoles en la sección Quién es quién en las mentiras de la semana, la poblana -así fue presentada- encargada de esta sección que, dicen, es para dar a conocer las noticias falsas contra el gobierno federal, pero que resultó que lo falso es justo lo que ahí se comenta, incluso la mismísima encargada ya es autora de varias frases por las que será recordada: “no es falso, pero exageran” o la más reciente, “no es falso, pero no es verdadero.”

La segunda fue por la tragedia que trajo la explosión de gas que deja la pérdida de la vida de dos personas, más de una decena de heridos, peroelevados daños al patrimonio de familias poblanas, aunque hay que decirlo, por fin el presidente de los abrazos y no balazos llama ahora sí a la población,  a presentar denuncias en contra de los delincuentes que han venido causando estas tragedias reiteradas en el estado de Puebla.

El otro tema abordado en el púlpito presidencial y en el que Puebla ocupó diversas menciones fue la presentación del Informe sobre las acciones para erradicar las violencias contra las mujeres, la información que presentaron la presidenta nacional del INMUJERES, la Secretaría de Seguridad y Participación Ciudadana, la comisionada Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres, que por su importancia debe poner a nuestra entidad en alerta.

Cinco delitos que se cometen contra mujeres fueron reportados como de incidencia nacional, y Puebla está entre los estados que ocupan los primeros diez lugares nacionales en todos: feminicidio, lesiones dolosas, homicidio doloso, violencia familiar y violación.

En violaciones ocupamos la posición seisabuso sexual, la octava; y en feminicidios, la posición seis. Hay elevados índices en violencia familiar con incrementos en carpetas de investigación iniciadas, sin considerar los obstáculos que se tuvieron por la contingencia para presentar denuncias y que en algunos lugares aún persiste, a pesar de que se pusieron al alcance a través de internet, lamentablemente no todos nuestros municipios cuentan con este servicio; pero no podemos ocultar también, que como sucede con las nueve de cada diez violaciones a las niñas que ocurren al interior de los hogares o en el entorno más cercano a la víctima; no se denuncian por miedo, por desconfianza a las autoridades o por pena.

Con todos estos datos es terrible conocer -como se comentó- sobre los muy bajos niveles de cumplimiento que han tenido las Alertas de Violencia de Género contra las Mujeres, aún cuando 22 estados de la república cuentan -como Puebla- con una Declaratoria de Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres; que 642 municipios del país -que representan el 25 por ciento de municipios del país-  están incluidos en ellas -tan solo la de Puebla incluye a 50 municipios– sin contar que en 293 tienen, además, Alerta de Agravio Comparado, y en 26 la doble Declaratoria.

Sin duda la contingencia ha sido un “buen pretexto” de la falta de avances; sin embargo, si al fin se reconoce los pocos que ha habido, es momento de replantear una mejora en las herramientas y en las acciones que se han podido implementar realmente hasta este momento, porque no podemos dejar de reconocer que hay una gran distancia entre lo que se declara y lo que se hace, más en una entidad como Puebla que cuenta con 217 municipios diversos y plurales.

Incluso, en Puebla enfrentamos el desafío de que nuevas autoridades municipales han llegado a las presidencias municipales, seguramente también relevarán de sus cargos a quienes se han ocupado de las instancias municipales de las mujeres y a los policías que son los primeros respondientes, que podríamos pensar, ya estaban “medianamente capacitados” y ahora a iniciar nuevamente con la capacitación.  Si tan solo se conocieran los Protocolos Nacionales de Actuación y Reacción Policialpara la Atención de la Violencia de Género y el Feminicidio, o el Protocolo Nacional de Coordinación Interinstitucional para la Protección de lasNiñas, o el “Modelo Integral de Prevención Primaria de Violencias contra as Mujeres”.

Ahora que estamos en el período de 16 días de activismo para visibilizar la violencia contra las mujeres (25 de noviembre al 10 de diciembre), es un buen momento de visibilizar toda esta problemática para analizarla, y analizarla para visibilizarla, y para prevenirla, y para atenderla, a pesar de las resistencias.

Tal vez por ello, aun cuando nuestras notas sean malas, qué bueno que en el púlpito presidencial fueron abordados con la esperanza de que podría ser el inicio hacia la erradicación de esa propensión al autoengaño que se viene dando.