Fracasa el Parque Amalucan

El principal atractivo del Parque Amalucan, el lago de cristal, está contaminado y es una desilusión para los menores de edad no ingresar a la llamada “playa”. A un año de su inauguración, se convirtió en áreas de lectura rayadas con grafiti, la perdida de una estatua, áreas verdes sin mantenimiento, además de una escultura de la Victoria sin museo.

Los visitantes, mayoría vecinos, han manifestado su decepción al proyecto –cuya inversión superó los 324 millones de pesos con recursos de los tres niveles de gobierno–, por la falta de mantenimiento y por no mantener el balneario infantil.

“No se puede entrar al agua, está sucia y contaminada. Yo creo que para el otro fin ya se puede utilizar”, dijo un vigilante a una familia que ya llevaba cargando el traje de baño para los niños.

Los espacios comerciales no han sido asignados, pero desde la puerta de acceso y en el interior, se han colocado puestos de ambulantes que ofrecen helados, aguas de sabores o también, botana como papas o palomitas.

El 19 de julio se inauguró este centro recreativo, que ahora, solo se conserva el abandono en las áreas verdes, incluso, algunos árboles que promovían la reforestación en la zona a cargo de la alcaldesa Claudia Rivera Vivanco hace unos meses, se encuentran totalmente secos.

Para los baños públicos hay dos opciones: una en la entrada en la que si desea se paga una cooperación voluntaria y una segunda (ubicada por la zona de lectura) que no tiene agua y que desde fuera desprende desagradables olores.

También ya no está de las estatuas que adorna junto con otras a la pieza de bronce de La Victoria, la más grande de México y que, supuestamente tendría un tipo museo en honor a los hechos históricos del 5 de mayo de 1862. Actualmente el inmueble se ve absorbido por la humedad y como bodega de materiales de la obra.

Cabe recordar que la obra fue inaugurada el 19 de julio de 2018 y cuatro días después tuvo que cerrar para darle mantenimiento al sitio, luego de que alcanzaron una afluencia de 12 mil personas en un fin de semana.

La segunda semana de abril de 2019, a través del Ayuntamiento de Puebla, el Parque de Amalucan reabrió sus puertas al público a las conocidas “playas” con un acceso controlado y donde se instalaron lanchas en el mirador además de rapel; ahora, ya no queda nada de esos atractivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *